Canal RSS

Archivo mensual: julio 2012

¿Intrusismo profesional?

Publicado en

No necesito llegar al final de las deseadas vacaciones para estresarme por el comienzo de las clases. Este julio no he parado ni un segundo. He ocupado mi tiempo con los fascinantes test de la autoescuela (nótese la ironía), el curso de español para extranjeros y los preparativos del viaje a Alemania que realizaré en breves. Y el calor sofocante del mediterráneo no es que colabore mucho para que no sufra un ataque de histeria.

A pesar de ello, creo que le estoy sacando mucho provecho a lo que llevo de mes, hasta el punto de que se me ha pasado volando.

El curso de profesor de español para extranjeros ha resultado ser muy útil, porque nos han proporcionado muchísimo material que puede ser de gran ayuda en un futuro. Y es que dar clases de español es algo que no descarto, pues junto con la traducción es otra de las salidas que parece tener mejor aceptación en el mercado (exterior, por supuesto). Creo que es muy importante no cerrar en ningún momento puertas, porque nunca se sabe lo que te depara el futuro.

Image

No son pocos los estudiantes de Traducción que se horrorizan ante la idea de terminar dando clases. Se tiende a relacionarlo con un intrusismo que le pertenece a las Filologías, pero a mí esto me parece un pensamiento erróneo. El hecho de estudiar Filología no capacita mejor a una persona a dar clases de español. De hecho, estas carreras se centran en aspectos muy técnicos de la lengua y en la literatura, algo que apenas se toca a la hora de enseñar el español. No creo que haya que tomarse las salidas como compartimentos estancos únicamente relacionados con una carrera. Con una buena formación, un licenciado de Traducción puede verse totalmente capacitado para enfrentarse a una clase de extranjeros interesados en aprender nuestra lengua materna. Eso sí, requiere dedicación y entusiasmo, como todo puesto de trabajo.

Precisamente el carácter multicultural presente en una carrera como Traducción hace que esta salida sea más que idónea. Sería incluso posible combinar tanto la docencia como la traducción, pues creo que ambas actividades se complementan.

Al hacer este curso, me he parado a pensar en cosas del español que antes ni me había planteado. Intentar explicar tu lengua materna te obliga a verla desde otra perspectiva, descubriendo los ínfimos cambios de significado que se dan en una oración al utilizar una expresión u otra.

Aquí os dejo un curioso ejemplo que me llamó mucho la atención:

  • Se fue (para/a/hacia/hasta) Francia a las seis.

En un principio, todas las preposiciones parecen ser válidas y conllevar un mismo significado. No obstante, hay pequeños matices entre ellas:

–          Se fue para Francia a las seis. (Implica que el hablante tiene dudas)

–          Se fue a Francia a las seis. (Información neutra)

–          Se fue hacia Francia a las seis. (Indica dirección, no destino. Antes para por otras ciudades)

–          Se fue hasta Francia a las seis. (Expresa una dificultad para que se realice la acción. Puede ser que tuviera problemas por el camino o incluso que fuera en bicicleta)

Así, frases que parecen ser iguales tienen ligeras diferencias entre ellas. Esto me hizo darme cuenta de la riqueza de nuestra lengua con apenas la variación de una sola palabra, lo que demuestra que todavía me queda mucho por conocer de mi lengua materna. Solemos caer en el craso error de que, al ser nativos en una lengua, la dominamos a la perfección.

Y esto es todo por hoy. Espero que la temperatura veraniega no haya hecho estragos en vuestras pieles como en mi caso y que el lunes haya sido llevadero (no me atrevería a pronunciar semejante frase de no estar en período vacacional).